miércoles, 6 de julio de 2016

PACO MARHUENDA Y EL ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES

PACO MARHUENDA Y EL ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES
La autora lanza un mensaje al director de ‘La Razón’: “Me gustaría pasar un día contigo, Paco, y enseñar al mundo que tu ejemplo no es el que levanta España”.

Querido Paco:
Espero que al recibo de estas letras te encuentres bien. Yo no querría asustarte pues sé que eres un hombre temeroso de Dios pero creo que tienes un problema serio. Desde hace tiempo tu imagen y tu voz es tan recurrente que pareces formar parte de mi familia y eso me ha impulsado a escribirte esta misiva trasladándote mis más hondas tribulaciones. He de avisarte que además me dirijo a ti para ofrecerte mi consejo profesional como representante sindical. Sé que en este momento mirarás a un lado y a otro para cerciorarte de que nadie lee en tu pantalla ciertas palabras subversivas que pudieran manchar tu nívea reputación de vasallo real. Los expertos en hincar rodilla sois especialmente suspicaces con cualquier cuestión reivindicativa, pero tú, Paco, eres director de un periódico de dudosa reputación, tienes licencia para leer hasta panfletos rojeras.
Como jefe de La Razón puedes permitirte ese lujo y alguno más como el de tener un lacayo que te suba las cocacolas a imagen y semejanza de lo que hacías en tus primeros años trepas en El Noticiero Universal según recuerda tu amigo Arcadi. Aunque creo que el joven servil tendrá problemas para encontrarte en la redacción o quizá te lo lleves contigo a modo de ujier ministerial en ese tour de France radiotelevisivo que te haces cada mañana para extender la palabra verdadera como haría cualquier hombre de bien.
Con la ubicuidad que concede el ser tertuliano todoterreno se te puede escuchar en el programa de Onda Cero Más de uno, ver las caiditas de ojos que le dedicas a la Griso en su Espejo Público, gimotear en Al Rojo vivo porque Ferreras no te deja hablar mientras no paras de hacerlo. No conozco director de medio que salga en la televisión que conecte menos desde su propia redacción que tú, Paco, que debes tener memorizada la dirección de tu trabajo en el TomTom por si por casualidad vas para no perderte.
Por si fuera poca toda esta actividad, (yo a estas alturas te confieso que estaría acabada), además eresprofesor titular interino de la universidad Rey Juan Carlos y guardas en una nave industrial los 30.000 volúmenes de los que se compone tu biblioteca. 30.000 libros que supongo habrás leído, Paco. La pregunta es ¿cuándo? Y es que por más que le doy vueltas no logro averiguar cómo lo haces. Teniendo en cuenta que estás una media de 2:30 horas en cada televisión, incluyendo peluquería para que no pierdas ese toque de flequillo, puedes pasarte toda la jornada laboral de 8 horas en la televisión. Y todavía te quedaría el periódico, las clases y recibir tus premios honoríficos de comisario, que se me ocurre que Fernández Díaz te puede poner el turno de noche que parece que aún te queda libre.
Por la tarde hay dos opciones, o ejerces de profesor titular o te dedicas a lo que parece un ligero trabajo de director de periódico. El fin de semana otra vez en la tele, en La Sexta Noche, en horario nocturno, para variar. Supongo que a estas alturas de la semana tu sesión de maquillaje se debe parecer más a un programa de tuneo de coches a la americana con reposición de piezas incluido, de no ser así no podríamos disfrutar de esa aparente lozanía hasta las intempestivas horas en las que concluye la enésima tertulia política en la que participas.
El domingo tal vez descanses, aunque tendrás que preparar las clases y leer volúmenes con olor a nave industrial. Yo te recomiendo un manual de cómo dejar el dequeísmo porque, querido Paco, eso ya no se lleva y a pesar de que seas un clásico recalcitrante hay cosas que hay que dejar atrás.
En conclusión, te saltas al completo el articulado de la jornada laboral del Estatuto de los Trabajadores: las 12 horas obligatorias de descanso entre jornadas, el máximo de 40 horas semanales de trabajo efectivo, el máximo de 9 horas por jornada, el día y medio de descanso a la semana, la conciliación familiar… Vamos, lo que dirían tus amigos del partido, un completo. Eso o es que en realidad no dedicas todo el tiempo que se supone que requiere la carga de trabajo que asumes semanalmente.
Pero tú no eres de esos, Paco, tú eres un trabajador que se va el último de la oficina, ni el mejor ni el más eficiente, sólo el que más se le ve, ese es tu mérito, ser una valla publicitaria de la pacatería, la falta de personalidad y la dedicación absoluta a la causa. El ejemplo de los deseos de la CEOE si no fuera por tu abultado sueldo. Me gustaría pasar un día contigo, Paco, y enseñar al mundo que tu ejemplo no es el que levanta España. Tú solo te levantas unos cientos de euros por aparición televisiva y unos miles por una dirección basada en la ausencia. Las empresas no las sostienen gente como tú, las sostienen los trabajadores que son efectivos en su horario laboral, que le dedican horas a su familia, que tienen ideas propias y que luchan por la dignidad que tú nunca tendrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores