domingo, 28 de agosto de 2016

¿TIENE CURA LA MISOGINIA DE CIERTOS OBISPOS?

¿TIENE CURA LA MISOGINIA DE CIERTOS OBISPOS?
POR TERESA GALEOTE

Nada les impide aconsejar a sus feligreses, pero que dejen en paz a quienes piensan de existen otras formas de pensar la vida, acordes con los derechos humanos.

Demetrio Fernández se suma a la misoginia y homofobia de los obispos de Getafe y Alcalá de Henares. La misoginia es la práctica de la ideología patriarcal, que tiene a la mujer como principal diana para lanzar sus dardos, pero tiene diversas vertientes. El patriarcado niega que la mujer sea merecedora de plenos derechos, la considera un complemento del hombre, inferior a él. La misoginia que siente la Iglesia Católica hacia las mujeres fluye en todas las direcciones y la homosexualidad, como orientación femenina del varón, va en esa línea.
La iglesia, principal baluarte del patriarcado, sigue inamovible en su percepción de lo que debe ser una mujer y un hombre, y de lo que cada “genero” debe hacer con sus pensamientos, sus actos y su cuerpo. La religión judeo-cristiana ha utilizado el relato bíblico (Eva nace de una costilla de Adán) en su sentido más literal para indicar que la inferioridad de las mujeres tiene una procedencia divina a través del varón. Este pasaje tiene un simbolismo patriarcal de gran magnitud que se ha trasmitido a través de la historia. Y de esos barros estos lodos. En todos los textos religiosos, llamados “grandes relatos”, se establecen las funciones que hombres y mujeres deben cumplir en la familia y en la sociedad. Los relatos que nos ofrecen las religiones tienen una firme misión educadora, y en esos están cuando afirman que la religión debe estar entre las asignatura del currículum escolar; Y LO HAN CONSEGUIDO. No en vano muchos ministros del gobierno del PP son del OPUS DEI.
Son muchas las declaraciones que el obispo de Alcalá de Henares ha hecho contra los derechos de las mujeres; una de las últimas fue contra el aborto y contra el voto. En la primera compara el aborto con los trenes que llevaban a los deportados a los campos de exterminio nazis. Y es que el obispo es un fiel seguidor de la Biblia, la cual hace una exacerbada exaltación de maternidad. Veamos qué dice el texto sagrado sobre las mujeres y la maternidad: “La sumisa, la honesta, la pura”, está destinada a formar una familia, el varón podrá casarse y procrear con ella; esa será la única vinculación que las mujeres honradas pueden tener con la sexualidad. De la capacidad reproductora de las mujeres las religiones han creado todo un corpus.
En cuanto al voto de las mujeres; voto que ha costado sangré sudor y lágrimas, el obispo de Alcalá de Henares estima que hay que arrebatárselo porque las mujeres piensan. Y es que la Iglesia Católica española está acostumbrada a organizar la vida de creyentes y no creyentes y en esa lógica, muchos obispos no entienden los principios básicos de convivencia que establecen los derechos humanos, ni creo que lo pretendan. Ciertos obispos son inalterables al paso del tiempo; cito algunos ejemplos de algunos santos varones de la Iglesia Católica:
San Pablo: “Dios es la cabeza del hombre y el hombre la cabeza de la mujer y que éstas deben raparse el pelo o tapar la cabeza”.
San Ambrosio: “La mujer es la puerta del infierno”.
San Agustín: “La mujer no puede enseñar, no puede juzgar ni ser testigo”.
            El Patriarcado es la ideología en la cual el hombre, después de dios, es el centro (androcentrismo) mientras que la mujer es contemplada únicamente como objeto para servir a dios y al hombre, en cuantos menesteres necesiten; y quienes se alejan de dichos cánones es una persona que se desvía de la perfección exigida. La iglesia es el principal baluarte del patriarcado y de cuantas injusticias se derivan de ellas; dicha cultura no puede admitir más verdad que la que declara la institución eclesiástica. No entienden que las leyes están para la totalidad de personas que componen una comunidad determinada y que y las creencias son individuales, que no son obligatorias más que en los estados teocráticos, de los cuales se derivan La Santas Inquisición. Ciertos obispos pretenden colocarse por encima de los derechos humanos; los cuales establecen en su preámbulo:
“La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de ladignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros dela familia humana (…) Así como  “el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres”.
Es evidente que el menosprecio de éstos ha generado y sigue generando barbaries.
Vamos con otra frase misógina, esta vez del obispo de Córdoba: “La ideología de género es una bomba atómica que quiere destruir la doctrina católica y la imagen de Dios en el hombre y la imagen de Dios Creador”; con dichas declaraciones, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, se suma a la carta de los obispos de Getafe y Alcalá de Henares que criticaban y animaban a la desobediencia para la aprobada Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social, que la Comunidad Autónoma de Madrid, ha puesto en marcha. Fernández asegura que la carta de sus compañeros está en consonancia con las opiniones del Papa, y de sus antecesores. Bien, pues ni los obispo, ni el papa ni los anteriores obispos ni papas tienen ningún derecho a saltarse los derechos que amparan a las personas que no están de acuerdo con las normas de la Iglesia Católica.
Demetrio Fernández ha defendido también en estas declaraciones el derecho a la libertad de expresión de los obispos y ha criticado las “cruzadas que emprenden algunos” contra los que piensan distintos. ¡Caray! El obispo podría aplicarse el mismo consejo a él, pero qué le vamos a hacer, hay fuerzas inmateriales que se lo impiden. No es la primera vez que las declaraciones del obispo de Córdoba generan polémica. A finales del año pasado afirmó en una carta pastoral que la fecundación in vitro es “un aquelarre químico de laboratorio”,  y que la mujer debe “dar calor al hogar, acogida y ternura” y que el varón “representa la autoridad”. Pero hay más; en alusión a las reformas planteadas dentro de la Iglesia por el Papa Francisco sobre el divorcio y la nulidad matrimonial, aseguró que“nadie puede deshacer -ni siquiera el Papa- lo que Dios ha unido por voluntad de los esposos en el sacramento del matrimonio”.
Amparados en el derecho canónigo, los obispos de Córdoba, Getafe y Alcalá de Henares se ponen al frente de una escalada de involucionismo social y política tremebundo, la cual constata que son muy pocas las cuestiones de nuestro mundo terrenal que llegan a comprenden. Acostumbrados a su poder omnívoro, pretenden seguir siendo unos de los principales consejeros de esta España nuestra.
Nada les impide aconsejar a sus feligreses, pero que dejen en paz a quienes piensan de existen otras formas de pensar la vida, acordes con los derechos humanos.
https://laicismo.org/2016/tiene-cura-la-misoginia-de-ciertos-obispos/15033

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores