viernes, 20 de abril de 2012

"COFRADÍA DEL TAJO SONRIENTE" por Eduardo Sanguinetti


"COFRADÍA DEL TAJO SONRIENTE"
Eduardo Sanguinetti, Filósofo

Todos los días observo, en la mayoría de los medios de comunicación gráfica y digital, abundancia de material fotográfico, de pseudo-modelos, pseudo actrices, mostrando su inmaculado culo o sus portentosos y siliconados pechos, acompañados de alguna información banal y estúpida, que intenta argumentar acerca del talento de la 'famosa', exhibida y asimilada a lo que pareciera ser la cultura del tercer milenio.

Prostitución, farándula, mujeres 'ícono' del mundo capitalista, actrices en estado de celo permanente, con sus 'amores de un día', Gran Hermano y sus chicas con sexo en tv al aire, en fin nada novedoso, nos ofrecen a diario los denominados medios de comunicación...me detengo y meditando en paz, decido ratificar, lo que de manera espontánea manifesté a este medio plural en mi visita a Montevideo, en entrevista casual, donde lancé mi proclama para los 'Indignados contra el Capitalismo', manifesté: "... los nuevos dioses del Olimpo, eunucos que reptan y que son la cara visible de un sistema que se pudre son mostrados como ejemplos. Según esos medios parece que ahora la tendencia es ser putas. Todas las chicas quieren ser putas. Vivimos en un sistema necrótico, demasiado degradado”, enfaticé. 

Para finalizar manifesté "Hay que observar que en este Siglo XXI los límites se han roto, vivimos una instancia de incertidumbre total... un giro de 180 grados que está en manos de las nuevas generaciones, de estos indignados y de muchos otros que en silencio acatan el poder de los estúpidos y de la cultura -personalizada en estos momentos- en esos sujetos de marquesina que son las prostitutas que hacen un culto al orto."
Deseo insistir, abordando de manera más comprometida, en el tema prostitución, dado que se perpetúa y seguirá perpetuando, como ley de vida, aniquilando la vida de decenas de miles de niñas y jóvenes mujeres, que, por tendencia, vocación o desesperación, en el marco de lo existencial y de la 'vida fácil', que el capitalismo ofrece, con un costo altísimo en las generaciones que se irán renovando como mercadería de ocasión según pasen los años. Generaciones degradadas en el camino del éxito y la fama, del mundo del espectáculo de un tercer milenio para pedófilos, del 'Cabaret' espectacular, que desde los medios de comunicación, cómplices indiscutidos del estado de cosas, estimula el triunfo a cualquier costo por llegar...y llegan a una muerte prematura en vida, esclavizando el cuerpo, a los antojos de una clientela compuesta, en la denominada prostitución VIP, de políticos, mega-empresarios y 'ricos y famosos', a no olvidar frase acuñada en era menemista que se perpetúa en tendencias más potenciadas en el presente.

El poder, tiene sus vasos comunicantes, con los 'proxenetas', habilitados al comercio de prostitutas, 'trata de blancas' o como se prefiera denominarlo, con total impunidad, desde sus simuladas empresas de contratar modelos, actrices, camareras y demás, conformando a la que podríamos denominar 'Cofradía del tajo sonriente del Proxenetismo'.
Y no seamos hipócritas, pues no hay que viajar a Tanger, acá nomás, en Punta del Este, o en Puerto Madero, Buenos Aires, por nombrar un par de referentes, tenemos  prostibularios simulados en fiestas y celebraciones semanales, como el 'culo del verano', 'miss sonrisa en acción', "la fiesta de ricos y famosos", "fiesta de la diversidad",etc. 
En el núcleo de todo este tema por cierto, quizás desagradable para la burguesía de repugnancias reprimidas, la prostitución está asimilada a una enorme organización, con ramificaciones internacionales, que imponen códigos de comportamiento, y es la única ley no escrita que las prostitutas, sus explotadores, los políticos, los empresarios y la sociedad en silencio respetan y acatan. Cómo Indignado de la Cruz del Sur, denuncio la ausencia de políticas puntuales y severísimas para terminar con la prostitución de nuestras niñas y jóvenes, del comercio a cielo abierto de mujeres y de la aplicación de una ley penal especial y sin apelación posible, para quienes de una manera u otra estén ligados a la red, ya sea como consumidores o vendedores de objetos-sujetos, que ya no son destino de nada, solo de placer patológico, en nombre de un mundo que ya no tiene límites en instancias escatológicas, como lo es la prostitución con anuencia del poder político, empresarial y cultural en las más altas esferas de la tendencia capitalista, asesina del amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario